Seguramente, la mayoría, estuvo viendo algún noticiero de la noche. Se habrán enterado que hubo manifestaciones frente a la embajada de U.S.A.

La policía reprimió a los manifestantes con gases y agua. Hubo una especie de estampida y los pibes salieron corriendo para las avenidas. Supongo que la mayor parte de ellos habían visto la publicidad de Subte-Card y recordaban que cuando el león los perseguía, lo más rápido y seguro era el subte. Se las hago corta? Adivinen donde terminaron los manifestantes perseguidos por la policía? SIIIIII!!!!!! En el subte en el que yo venía!!!!!!! Portaban banderas y carteles. Qué tienen esos carteles, pancartas, banderas, etc, en los extremos?? Palos tipo de escobas de unos 3 ó 4 metros de alto. Por más apuro que tuvieran…. los “trapos” no se abandonan. Subieron con ellos al vagón. Vagones que no superan los 3 metros. Con pasamanos a unos 2 metros del piso. Bueno, tanto bandera como palo tenía que entrar al vagón. Empecé a jugar a una especie de “mancha estatua”. No me movía ni para respirar por miedo que algunos de esos palos termine dentro mío. En un ojo, se entiende? Pero eso no era todo. Los policías no iban a permitir que esos chicos se fueran solos. Ellos tambien tenìan la subtecard…..y la usaron…..nos acompañaron desde Plaza Italia. Yo tenía que bajar en Agüero, pero no había ningún médico cirujano capaz de asegurarme que si me movía y me ensartaban con uno de esos palos, la obra social iba a cubrir los gastos de la operación. En ese momento decidí acompañar a los muchachos hasta donde ellos me lo permitan. Les paso un dato? El olor de los gases lacrimógenos no es muy rico. Es más, creo que los hace llorar el olor. Pero no importa, mi sueter nuevo de University Club en color beige necesitaba un lavado.
Aprovecho la oportunidad para instarlos a firmar los proyectos que piden aumento en los presupuestos de la policía. Pobre gente…..no les alcanza ni para el Odorono…..qué chivo!!!!!!

Después de un rato, todo volvió a la normalidad…..se bajaron algunos policías porque venía otra columna desde el obelisco y capaz que ellos también querían compañía. Quedamos sólo los pacifistas a bordo del tren subterráneo. Tanto palo cruzado en las narices me hizo acordar a las rejas de tumberos…….me dieron unas ganas de gritar “GUARDIAAAAAA..” pero recordé que eso era de la película de Diego Torres. Para mis adentros empecé a cantar “…pintarse la cara color esperanza…”, lástima que no se las veía porque tenían pañuelos que sólo dejaban ver los ojos. Y en algún caso solamente un ojo, ya que el otro estaba cubierto con un moretón o maquillaje violeta….no se. Creo que justo pude pestañear en el momento que lo miré.

Pero todo bien, eh?? Me bajé llevándome una parte de ellos en mis recuerdos, un poco de sus olores en mis narices, un poco de agua en el sueter, caca de unos caballos de la policía en un zapato y panfletos hasta en la mochila.

Qué bueno que nuestra juventud siga creyendo que la paz es la única salida.

Espero que hayan disfrutado tanto como yo este pequeño viaje.

Para la próxima arreglamos y vamos todos….quieren??

Besos

María

Anuncios